El más fuerte no es nunca lo bastante fuerte para ser siempre el amo, si no transforma su fuerza en derecho y la obediencia en deber.


Jean-Jacques Rousseau

Jean-Jacques Rousseau