Nunca sabréis quiénes son vuestros amigos hasta que caigáis en desgracia.


Napoleón

Napoleón