Las ciencias tienen las raíces amargas, pero muy dulces los frutos.


Aristóteles

Aristóteles