Para mentir hace falta uno que mienta y otro que escuche.


Homero Simpson