Los buenos terminan felices; los malos, desgraciados. Eso es la ficción.


Oscar Wilde

Oscar Wilde