La realidad tiene limites; la estupidez no.


Napoleón

Napoleón