La bala que me ha de matar aún no ha sido fundida.


Napoleón

Napoleón