Los placeres sencillos son el último refugio de los hombres complicados.


Oscar Wilde

Oscar Wilde