Lo esencial en un invento es la casualidad; lo malo es que pocas personas se topan con ella.


Friedrich Nietzsche

Friedrich Nietzsche