Cuando pensamos que el día de mañana nunca llegará, ya se ha convertido en el ayer.


Henry Ford

Henry Ford