Un contrato verbal no vale ni el papel en que se escribe.


Samuel Goldwyn