Es un principio indiscutible que para saber mandar bien, es preciso saber obedecer.


Aristóteles

Aristóteles