Donde con toda seguridad encontrarás una mano que te ayude será en el extremo de tu propio brazo.


Napoleón

Napoleón