Las leyes demasiado benignas rara vez son obedecidas; las demasiado severas, rara vez ejecutadas.


Benjamin Franklin

Benjamin Franklin