A veces hay que retroceder dos pasos para avanzar uno.


Napoleón

Napoleón