Una sociedad se embrutece más con el empleo habitual de los castigos que con la repetición de los delitos.


Oscar Wilde

Oscar Wilde