Los reyes se parecen a los maridos traicionados: nunca saben lo que ocurre.


Voltaire

Voltaire