Es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas.


Benjamin Franklin

Benjamin Franklin