No se ataca a los propios errores. Se ataca a los enemigos que se aprovechan de estas faltas.


Kurt Tucholsky

Kurt Tucholsky