Todos los órganos humanos se cansan alguna vez, salvo la lengua.


Konrad Adenauer