Dios es sofisticado, pero no malévolo.


Albert Einstein

Albert Einstein