El verdadero discípulo es el que supera al maestro.


Aristóteles